GUERRAS DESDE DENTRO

Causa de mis versos más tristes.
Demonio que transmitió paz
a desbordadas horas.
Llegaste, y sin lograr verte,
te fuiste.
Hoy tus llamas vuelven
y a nada dan calor;
traen palabras usadas
que al pronunciarlas, congelan.
Con quejidos que entre vahos
se desperdician, mi afecto
se nutre del desprecio
que mana mi ebria alma
al mencionarte.
Te perdiste al alcanzarme,
mientras yo jamás lamenté tu pérdida.


©Isabel Lojo



                                                               Imagen: Federico Bebber

Comentarios