REPETIDAS VECES

Confesaré que era
la entraña de mi sueño.

No negaré el estado inerte de mi cuerpo
ahora que parece haberse ido.

Ya envié a mis pájaros negros
para que le indicaran el camino y llegara
antes a su nuevo paraíso,

pero aclarándole, que jamás
me arrebatara una pizca de su infierno.

No era consciente del estrago
que dentro sentí...

Y ahora brotaría mi sangre esclavizada
si intentara entenderlo.

Ya bese su misterio al anochecer
repetidas veces, esa sombra de él apuñalando
mis descendentes secretos;
devastada, cazada por su ardiente viento.




©Isabel Lojo

Comentarios

  1. Es precioso, me ha encantado Isabel, es así.

    ResponderEliminar
  2. Desde el misterio de cada uno que pocos llegan a conocer. Me gustó mucho, Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos o quizás nadie. Muchas gracias, Vicente.

      Eliminar
  3. En los secretos más profundos se desatan los infiernos más candentes...
    Intenso, preciosa mía. Lleno de misterio... ;)

    Besos muchos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, preciosa. Muchas gracias!

      Besos y abrazos fuertes!!

      Eliminar

Publicar un comentario